Absolutamente no. No hay requisitos que estipulen la naturaleza o el tipo de empleo que elijas después de graduarte.