Los pagos de ISA se ajustarán de acuerdo con tus ingresos después de graduarte, por lo que siempre pagarás lo que puedas pagar. Además, el umbral de ingresos mínimos garantizará que no pagues hasta que ganes por encima de ese nivel.